Reseña Profesional

Antonio Nates Villegas, Sommelier certificado por la Asociación de Sommeliers Mexicana, Lic. En Administración de Hoteles por la Universidad Hotelera Suiza, Co-Propietario y Director de bebidas y maridajes de Maizal Cocina, Sommelier de la distribuidora Mundo Vino, Creador de contenido para Wikivinos.

 

Ghost Pines ha sido una de las bodegas que han marcado mi carrera como sommelier eso se desprende de que, en este medio, sobre todo cuando estamos en servicio no estamos tan metidos en el arte de hacer crecer la viña, y nos olvidamos de lo que puede llegar a hacer el terroir en la uva. Todo este conjunto de implicaciones de suelo, clima, horas sol, lluvia y demás factores le aportan de manera directa en la personalidad del vino.

Ghost Pines NO es un monovarietal común sino un blend de personalidades de la misma genética, pero en distintos ambientes que al unirse el resultado es un vino sofisticado, equilibrado, pero por sobre todo divertido para gozar cada gota de la botella. Predominante con un 47% en el blend monovarietal Blanco de la Bodega esta una zona que toma cada vez más protagonismo y es Monterey con sus excéntricas expresiones de la Chardonnay con cualidades minerales, otro protagónico es Napa haciendo presencia en el blend con una combinación de múltiples suelos y un clima más mediterráneo dando una dualidad de la uva, y por ultimo un toque muy importante de Sonoma con un ambiente de niebla que cubre los viñedos en escarpadas laderas y le da esas características de melocotón maduro, pera y caramelo; todo esto sin mencionar un paso por barrica que genera una de las texturas más cremosas y fascinantes que se pueden encontrar en un vino blanco. Estas características que, a pesar de ser la misma uva, equilibran al vino dando una inconfundible gama de aromas y sabores que se ven reflejados directamente en la experiencia del comensal, siempre preguntándome ¿Cuál es ese vino que sabía a mantequilla, o a flores o a piña? haciendo un viaje en el tiempo por medio de esos sabores y aromas que, aunque dura un instante permanece en la memoria para siempre.

La otra etiqueta fascinante de esta bodega es el Zinfandel, que cuenta con ese blend de terroirs de igual forma, de una de las regiones más interesantes de California que es San Joaquin. Quitando sus cultivos tan variados de algodón, espárragos, pistaches y frutas variadas están los viñedos que tienen una personalidad distintiva, y otro porcentaje restante esta de nuevo en Sonoma marcando de manera destacada su participación en el blend. Lo que hace especial esta etiqueta es  la verdadera versión del Zinfandel, olvidándose de los famosos abocados “White Zinfandel” esta es la verdadera cara de la uva emblemática de California, con un ligero paso por barrica (solo 6 meses) deja que la expresión de la uva haga su papel protagónico, con esos clásicos aromas de zarzamora, y mermelada de grosella negra, las notas especiadas de canela y clavo que le dan una elegancia, y ese alcohol alto que se nota para bien en un cuerpo jugoso y carnoso que hace de mancuerna a platillos con proteínas potentes y salsas agridulces, que en mi caso maridamos con un platillo famoso llamado manchamantel que si lo aterrizamos su sinónimo sería un Barbecue Poblano. Ghost Pines Zinfandel nos ayudo a mi hermano chef y a mi crear este platillo, desfragmentando cada una de las cualidades de esta maravillosa etiqueta, la parte frutal del vino lo interpretamos en el platillo con frutas como manzana y pera, la parte especiada que le otorga la barrica con especias que en la mezcla del manchamantel se le agrego clavo, café, canela, chile seco, esa nota abocada de mermelada se transmitió en agregar piloncillo a la mezcla para finalmente complementar la gran estructura del vino con una proteína potente como lo es el borrego dando así a todos los comensales en su momento una experiencia que desean repetir tanto así que tan solo un par de meses después una pareja que presente, nos llamó para repetir esa experiencia con sus seres queridos para su mismísima boda! Esta situación se repitió como cadena con muchos comensales que estuvieron esas noches mágicas de vino y comida, todo gracias a la bodega Ghost Pines que llevamos mucho en nuestra memoria y que nos enseño a mi hermano y a mi como hacer la mancuerna perfecta para el maridaje inolvidable.

Leave a Comment